AÑO X - NÚMERO 295 / Lunes 15 de junio de 2009
ENRIQUE MARTIN, DE MEMORIA
Nuestro gran arquero olvidado
Carlos Biasutto.
POR ENRIQUE MARTIN
FOTOS EDGARDO IMAS

Privilegios que se daban los viejos socios de Atlanta. Y también los pibes del barrio que, sin pagar nada, podían pasar la tarde del sábado viendo tres-partidos-tres en la vieja canchita sin tribunas (la antigua cancha, bah, la auxiliar entonces) donde las divisiones inferiores hacían de local frente a Boca, River. San Lorenzo, Chacarita y compañía. La organización era como ahora: un sábado: octava, sexta y cuarta, y el siguiente: novena, séptima, quinta. Así siempre. Y siempre toda la responsabilidad bohemia para el gran hacedor de miles de cracks: Bernardo Gandulla, el Nano, el gran maestro olvidado del fútbol argentino.

Ocurre que una tardecita de esas, allá por el 63 o el 64, nos parapetamos detrás del arco que daba espaldas a Humboldt (la canchita estaba ubicada al revés de la actual), para ver en acción al gran arquero de una cuarta división también hoy olvidada, aunque no tanto el rubio que volaba de palo a palo, y que aquella vez salvó como mil goles ante la incredulidad y la algarabía de los hinchas tranquis, casi como catadores de la calidad que Atlanta desparramaba año tras año.

El rubio, pelo lacio, cara pìcada, flaquísimo y elástico, se llamaba (se llama) CARLOS ÁNGEL BIASUTTO, y resultó que esa tarde descubrimos a un tipo que, con el correr del tiempo y con cierta ingratitud bohemia, se convirtió nada menos que en uno de los cuatro jugadores argentinos con mayor cantidad de presencias en primera división. Dice la estadística, más o menos, que el Rubio jugó 636 partidos (muy poquitos internacionales), y que sólo es superado por Gatti, Bochini y Roberto Telch.

También sabemos que alguna vez nos dio una vuelta olímpica en la cara, como guardián titular del arco de Rosario Central, aquel equipo que nos quitó el Nacional del 73, para colmo dirigido por Timoteo. Es que la historia se escribió así, y vale la pena recordarla. No para caerle a Biasutto, sino para reconocer sus méritos.

El Rubio llegó a primera en 1965 como reemplazante del Oso Miguel Ángel Sánchez y enseguida se quedó con el puesto. Se repetía así el trayecto de Errea y de Gatti. Atlanta le daba al fútbol nacional otro guardapalos de fuste, nacido y crecido en su fútbol de entrecasa. A Biasutto nadie le discutió el cartel durante 117 partidos en primera, y cuando se fue, hicimos un gran negocio. Fue a fines de 1968.

Central había decidido transferir a su joya de la abuela, aquel Gato Andrada impresionante, que apenas pudo acariciar el penal que resultó el gol número 1.000 de Pelé. Lo vendió al Vasco da Gama, y creyó que no tenía reemplazante en el club. Entonces Griguol (que ya era el DT) pensó en Biasutto. Y eligió bien, pero nos dio una mano: como parte de pago, además del flojo lateral Ainza y del central Rogelio Poncini (por años la mano derecha de Menotti) nos mandó al suplente de Andrada, nada menos que Daniel Carnevali, quien en tres meses se convertiría en el mejor arquero del país, pero a quien la sombra del Gato lo había atornillado cinco años en el banco suplente de los canallas. Una transacción sideral, que se completaría un año después, cuando el propio Carnevali pasaba a Chacarita por 14 millones y la yapa (hoy sería bonus track) de un pibe que "anda bastante bien" en la reserva funebrera: el pibe era Juan Antonio Gómez Voglino. Llegó de relleno y es hasta hoy nuestro máximo goleador: 69 tantos, todos en primera, entre 1970 y 1974.

Pequeñas perlas sobre cómo se manejaban los sucesores de don León cuando se sentaban a la mesa de la diplomacia, especialmente Isaac Slipak, el dirigente más sabio en la historia de Atlanta. No pasó de secretario. No le interesó. Era tan vivo que cortaba un pelo en el aire. También él se había traído de Rosario al promisorio Perico Raimondo, cuando los centralistas pidieron condiciones por el baqueteado Timoteo. Y con el tiempo, Perico terminó dando la vuelta con River, después de desbancar a Mostaza Merlo y después de 18 años de sequía total.

Volvamos a Biasutto. Campeón e ídolo en Rosario. Serio, seguro, un candado con garantía sellada (salvo aquel gol que el propio Voglino le señaló en Villa Crespo). Ya volaba menos y pensaba más. Transmitía todo el aprendizaje regalado por Gandulla. Y Boca se lo llevó. Fue titular un tiempo, se peleó con el Toto Lorenzo, que nunca lo respaldó y hasta lo mandó en cana por un gol de biógrafo de esos que Gatti se comía por docena. Biasutto no tuvo esa suerte. Pero siguió en el top ten.

El antídoto contra la inseguridad recaló entonces en Platense. Y jugó allí 249 veces en primera, y el equipo se salvó con él de mil descensos. Y siguió rompiendo records, para terminar su carrera en Unión de Santa Fe a los cuarenta y tantos. Después fue entrenador (lo es hoy) de equipos en el interior. Está más gordo, parece más grande y habla siempre en forma pausada. Sereno como cuando debutó en primera en medio de un partido fuera de casa con Sánchez lesionado.

Está entre nuestros grandes arqueros con marca en el orillo. Y es justo que se lo saque del olvido. Por su espectacular longevidad futbolística, por la confianza que aportaba a los de la popular. Y también -¡que joder!- por aquellas tardes de sábado que los hinchas de Atlanta gastaban preparándose para el partido del domingo en primera (siempre en primera) degustando los buenos vinos de las inferiores en la canchita auxiliar. Aquel día Biasutto, de tanto volar, casi se arranca una oreja contra el poste derecho. Pero no fue gol. Muchos supimos que su sangre en la cara era una señal. Y fue grande, aunque el olvido sea a veces tan injusto.

Los números de Carlos Biasutto
Por Edgardo Imas

Trayectoria en Primera
Como jugador: Atlanta, Rosario Central, Boca Juniors, Unión (Santa Fe), Platense. Como DT: Belgrano (Córdoba), Atlético de Rafaela (Santa Fe), Belgrano (Córdoba), Jorge Wilstermann (Cochabamba, Bolivia), Melgar (Arequipa, Perú).

Campaña en Atlanta
En 1963 integraba el plantel de Sexta División, junto con Horacio De Filippo, que también llegó a jugar en la Primera bohemia.

En 1964, jugó con Héctor Lazzarini, Norberto Madurga, Eduardo Lendoiro y Ricardo Lima, entre otros, en Tercera División, que al año siguiente se haría famosa. También en 1964 actuó en Reserva y en un par de partidos en Primera División como arquero suplente -sin que le cupiera ingresar- de Abel Sarmiento: ante Boca, en la Bombonera (4 a 2 ganó el Bohemio), ante Racing, en Villa Crespo (0-0), habiendo jugado en esas dos jornadas los preliminares de Reserva (6-2 a Boca) y Tercera (2-1 a Racing). En 1964, integró junto con Héctor Lazzarini y Santiago Rico la preselección juvenil nacional.

Ya en 1965, en las primeras diecisiete fechas del campeonato fue el arquero suplente de Miguel Sánchez en dieciséis partidos -en la fecha 12.ª, ante Vélez, fue Fidel Rodríguez-, sin ingresar, hasta que en la 18.ª, ante Huracán le tocó entrar a los 12' de juego por lesión del titular, Miguel Sánchez. A la fecha siguiente volvió a ser el arquero suplente, hasta que en la 23.ª debutó como guardavallas titular.

Jugó en la Primera bohemia cuatro temporadas consecutivas, a lo largo de las cuales disputó seis torneos y una copa. Estuvo presente en 121 partidos (117 por Campeonato y 4 por Copa), de los cuales ganó 35, empató 44 y perdió 42. Le convirtieron 130 goles, cuatro de ellos de penal.

En el profesionalismo, está cuarto entre los arqueros que más partidos atajaron en Atlanta, detrás de Ángel Rocha, Leopoldo Carletti y Enrique Regí.

Éstos son sus números, torneo por torneo:

Torneo
J
Titular
Ingresó banco
Banco s/ingreso
G
E
P
GC
1965
1966
Metro 1967
Recl.1967
Metro 1968
Recl. 1968
Copa Arg. 69
Total
13
26
22
18
20
18
4
121
12
26
22
18
20
18
4
120
1
-
-
-
-
-
-
1
20
5
-
-
-
-
-
25
3
6
3
9
4
7
3
35
4
13
8
4
7
8
-
44
6
7
11
5
9
3
1
42
14
29
35
14
24
12
2
130

Penales: le patearon ocho, de los cuales le convirtieron cuatro (uno en 1965, otro en 1966 y los restantes dos en la Reclasificación 1968), desviaron tres (uno en 1965 y dos en 1966) y atajo uno (en el Metro 1968, a Luis Medina, de Platense).

Expulsiones: no registró.

Primer partido en el banco de la Primera de Atlanta (sin entrar): 26 de abril de 1964, primera fecha del Campeonato de Primera División 1964, Boca 2 - Atlanta 4, en Boca.

Atlanta: Abel Sarmiento; Oscar Clariá y Julio Nuin; Miguel Vignale, Carlos Griguol e Isaac Andrade; José Luis Luna, Sigifredo Collazo, Jorge Fernández, Juan Carlos Puntorero y Jorge Domínguez. AS: Carlos Biasutto. DT : Luis Ferreyra.
Boca Jrs. 2: Antonio Roma; Rubén Magdalena y Silvio Marzolini; Carmelo Simeone, Antonio Rattin y Orlando Pecanha; Benicio Ferreira, Juan Carlos Rulli, Paulo Valentim, Alcides Silveyra y Alberto González. DT: Adolfo Pedernera.
Juez: Roberto Goicoechea. Goles: PT: 7' y 9' Paulo Valentim (BJ), 40' Carlos Griguol (At). ST: 5' Jorge Fernández (At), 7' y 24' Jorge Domínguez (At).

Biasutto fue esa tarde el arquero titular del preliminar de Reserva, que ganó 6 a 2.

Debut en la Primera de Atlanta (no oficial): 29 de agosto de 1965, partido amistoso, Selección de Liga Cultural de Fútbol de La Pampa 1 - Atlanta 3, en cancha del Club General Belgrano (Santa Rosa, La Pampa).

Atlanta: Miguel Sánchez (Carlos Biasutto); Oscar Clariá (Héctor Lazzarini) y Carlos Griguol; Roberto Vassallo, Marcos Zarich (Rodolfo Núñez) y Juan Carlos Allende; Roberto Salomone, Sigifredo Collazo, Antonio Cabrera, Juan Carlos Puntorero (Héctor Ochoa) y Jorge Domínguez. DT: Luis Cardoso.
Liga Cultural: Garro (Calloni); Zabala y Marusich; Domínguez, Ferreiro y Castillo (Rechimont); Gianti, Sardiña (Costa), Peralta, Kraemer (Cuello) y Vitale (Montezun). DT: Juan Garay.
Juez: Oscar Aguerrio (PT); Cosci (ST). Goles: PT 10' Marcos Zarich (At), 12' Peralta (LCF), 37' Marcos Zarich (At). ST 44' Héctor Ochoa.

Debut en la Primera de Atlanta (oficial): 12 de septiembre de 1965, 18.ª fecha del Campeonato de Primera División 1965, Atlanta 1 - Huracán 1, en Atlanta.

Atlanta: Miguel Sánchez (12' PT Carlos Biasutto); Oscar Clariá y Carlos Griguol; Miguel Vignale, Marcos Zarich y Roberto Vassallo; José Luis Luna, Sigifredo Collazo, Jorge Fernández, Juan Carlos Puntorero y Jorge Domínguez. DT: Luis Cardoso.
Huracán: Carlos Buttice; Jorge Ginarte y Juan Carlos Devoto; Ernesto Jáuregui, Raúl Poncio y Alberto Dopacio; Alberto Cabaleiro, Eladio Zárate, Federico Horster, Miguel Loayza y Adolfo Arias.
Juez: Carlos Nai Foino. Goles: PT: 12' Adolfo Arias (H). ST: 20' Juan Carlos Puntorero (At).

Debut como arquero titular en la Primera de Atlanta: 17 de octubre de 1965, 23.ª fecha del Campeonato de Primera División 1965, Newell's 1 - Atlanta 0, en Newell's.

Atlanta: Carlos Biasutto; Oscar Clariá y Santiago Rico; Roberto Vassallo, Carlos Griguol e Isaac Andrade; José Luis Luna, Jorge Domínguez, Jorge Fernández, Juan Carlos Puntorero y Zárate. AS: Miguel Bertani. DT: Luis Cardoso.
Newell's: Alfredo Gironacci; Luis de los Santos y Salvador Scoppa; Hernán Ramírez, Roberto Aguirre y Daniel Musante; Raúl Soligo, Alberto Naveda, José María Ferrero, Eladio Rodríguez y Raúl Belén. DT: Adolfo Celli-Ángel Zof.
Juez: Ángel Coerezza. Gol: ST: 14' José María Ferrero (NOB).

Último partido oficial en Atlanta: 15 de febrero de 1969, partido de vuelta por los octavos de final de la Copa Argentina 1969, Altos Hornos Zapla (Jujuy) 1 - Atlanta 2.

Atlanta: Carlos Biasutto (Miguel Bertani); Horacio De Filippo, Oscar Gómez, Héctor Zerrillo, Osvaldo Gutiérrez; Carlos de la Iglesia, Rodolfo Vicente, Rodolfo Juárez; Ernesto Mastrángelo, Jorge Vallejos y Jorge Domínguez. DT: Norberto Conde.
Altos Hornos Zapla: Testa; Reynoso, Herrera, Manuel Lazarte, José Alliers; Villafañe, Soria, Siares; Pedernera, Quintana y Martínez (Pinto).
Juez: Oscar Veiró. Goles: PT 17' Quintana (AHZ), 24' Ernesto Mastrángelo (At), 33' Héctor Zerrillo (At), de penal.

Volver a inicio>>>


Carlos Biasutto, en 1966, en la tapa de la revista partidaria Adelante Atlanta.


El equipo de Atlanta que empató 1 a 1 en Avellaneda con Racing, por el Metropolitano 1968. De izq. a der., parados: Carlos Biasutto, Carlos Maguna, Héctor Lazzarini, Héctor Zerrillo, Oscar Gómez y Horacio De Filippo; agachados: Carlos de la Iglesia, Rodolfo Vicente, Mauricio Alves de Souza, Benito Valencia y Jorge Domínguez.


Fotos 1 y 2
Una de las veces en que Biasutto enfrentó a Atlanta como arquero canalla. El club rosarino lo había comprado en 1969 en $25.000.000, y en la operación llegaron a Villa Crespo el guardavallas Daniel Carnevali y los defensores Jorge Ainsa y Rogelio Poncini. Curiosamente el debut de Biasutto en Central fue ante Atlanta (2-2 en el Viejo Gasómetro) el 11 de mayo de 1969. Aquí, el gol que le dio el importantísimo triunfo por 1 a 0 a Atlanta frente a Rosario Central en aquella gran campaña bohemia en el torneo Nacional de 1973.


El gol del triunfo y de la punta en la noche de Villa Crespo. 1) Tiro libre de Gómez Voglino a los cinco minutos de juego. La pelota viene casi a ras del piso. A Biasutto le rebota en las manos y se le va. 2) El arquero gira y la recupera, pero el balón ya había traspuesto la línea de gol. El juez Iturralde sale corriendo y marca el centro del campo.


Otro ángulo para el tempranero gol de Gómez Voglino. Biasutto no puede hacer nada y Burgos llega de atrás pero sin poder intervenir.


Última fecha del Campeonato 1965: Boca se consagra campeón al ganarle a Atlanta en la Bombonera 3 a 1. El guardavalla bohemio Carlos Biasutto rechaza corto ante el acoso de Alfredo Tanque Rojas. Pianetti tomará el rebote y convertirá el primer gol xeneize.


1966. Parados: Vignale, J. Vázquez, Kairuz, Maguna, Raimondo y Biasutto. Agachados: Cabrera, Puntorero, J. Fernández, Salomone y Ochoa.

Otras producciones de Martín
El basket bohemio
Actuaciones mágicas
Diente por diente
Un guapo de verdad
Es hora de contar este blooper
De salón

Las semblanzas
14 entregas de los héroes de Atlanta


Enrique Martín

El autor
Enrique Martín tiene 54 años y vive en el barrio de Balvanera. Es periodista, escritor y autor de la novela Bohemios.

Correo de lectores:
Nombre:

E-Mail:

Mensaje:

 

Está terminatemente prohibido usar material de esta página sin permiso previo. Ante la duda consulte por mail. Todos los derechos reservados 99/00©. Fecha de inicio: 1/6/1999 sentimientobohemio.com.ar® (usuarios.arnet.com.ar/gasgel) es una página registrada en propiedad intelectual. Buenos Aires, República Argentina . Resolución mínima recomendada: 800 x 600. INTENTARON IMITARNOS, JAMAS NOS IGUALARON...